Una respuesta a la humanidad…

Estaba el otro día pensando acerca de cuántas personas creen en Dios y cuántas no, cuántas lo acusan por las desgracias que hay o dudan de su justicia, cuántas piensan en él como un ser inexistente salido de la mente humana o un ser real que está cerca de nosotros. Entonces encontré en la biblia un registro de un hombre bueno y justo que sufrió la perdida de todo en tan poco tiempo y se enfrentó con Dios culpándolo de probarlo al límite o de haberse olvidado de la justicia. Claro, Dios no había tenido nada que ver con las tragédias, pero de pronto, respondió… Para meditar mucho!

(Job cap 38)

1Y Jehová procedió a responder a Job desde la tempestad de viento y decir:
2“¿Quién es este que está oscureciendo el consejo
con palabras sin conocimiento?

3Cíñete los lomos, por favor, como hombre físicamente capacitado,
y déjame interrogarte, y tú dame informe.

4¿Dónde te hallabas tú cuando yo fundé la tierra?
Infórma[me], si de veras conoces el entendimiento.

5¿Quién fijó sus medidas, si acaso lo sabes,
o quién extendió sobre ella el cordel de medir?

6¿En qué han sido hundidos sus pedestales con encajaduras,
o quién colocó su piedra angular,
7cuando las estrellas de la mañana gozosamente clamaron a una,
y todos los hijos de Dios empezaron a gritar en aplauso?

41¿Quién le prepara al cuervo su alimento
cuando sus propios polluelos claman a Dios por ayuda,
[cuando] siguen errantes porque no hay nada de comer?

cap. 40.

6Y Jehová pasó a responder a Job desde la tempestad de viento y decir:
7“Cíñete los lomos, por favor, como hombre físicamente capacitado;
yo te interrogaré, y tú dame informe.

8Realmente, ¿invalidarás tú mi justicia?
¿Me pronunciarás inicuo para que tú tengas razón?

9¿O tienes tú un brazo como el del Dios [verdadero],
y con una voz como la de él puedes hacer que truene?

10Engalánate, por favor, con superioridad y alteza;
y vístete, sí, de dignidad y esplendor.

11Deja fluir los furiosos estallidos de tu cólera,
y mira a todo altivo y rebájalo.

12Mira a todo altivo, humíllalo,
y pisotea a los inicuos allí mismo donde están.

13Escóndelos juntos en el polvo,
véndales los rostros mismos en el lugar escondido,
14y  yo,  aun  yo,  te  encomiaré,
porque tu mano derecha puede salvarte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s