Sobreviviendo en SISU – Shanghai (Parte VIII).

msn_red_fox_smilies-12Poor Yoon Sunyoung.

Quién haya estado en el extranjero, o tal vez en su patria, pero lejos de su familia y amigos, me dará la razón cuando digo que la soledad y la nostalgia están siempre acechando. Yo no he sido la excepción. En Lima dejé a mi familia, que es muy unida, y a mis queridos amigos.

En Lima tengo muchos amigos que me quieren y aprecian muchísimo, y como era la más joven entre ellos (ahora ya me quitaron esa corona, jajaja…), siempre me engríen y me miman (lo siguen haciendo). Especialmente cuento con tres amigos muy especiales, una

Qibulu
Qibulu

amiga que conozco desde hace unos 13 años y con la que ando para arriba y para abajo, nuestro lema es “juntas en las buenas y en las malas, las peores y las matadas”, es unos 5 años mayor que yo, pero nos entendemos a la perfección, a veces coincidimos en gustos y opiniones, y hasta nos parecemos en muchas cosas. Mis otros dos amigos son un matrimonio a quienes, a pesar de ser todavía jovenes (más jóvenes que mis padres) considero como mis 干爸干妈 (Gàn bà gàn mā, padres postizos). Ellos me quieren mucho, yo lo tengo muy claro, se preocupan por mí, me aconsejan, me engríen, me escuchan, me comprenden. Bueno, además tengo muchos más amigos con los que compartí y sigo compartiendo momentos inolvidables de mi vida. Ya se imaginarán cuán difícil fue para mí dejarlo todo atrás. Y claro, lo que más me dolió fue dejar a mi madre.

Pero… hogar nuevo y nueva familia, nuevos amigos. Como he dicho anteriormente, desde que llegué a Shanghai traté de adaptarme tanto como pude, incluso llamando a mi cuarto “mi casa”. Pero este proceso no lo pasé sola, tenía 3 buenas compañeras a las que quisiera dedicar este artículo: Hellen, Diana y Carla Ch.

Paso a describir a cada una de ellas (como las veo a mis propios ojos). Empezaré con Carla Ch. Elegante, cariñosa, amable y acomedida, siempre dispuesta a ayudar a los demás y con una actitud humilde, esa es mi Carlita Ch. Desde que la conocimos siempre fue una gran amiga y ayudante. Su nivel de chino es mucho mejor que el nuestro, ¡por algo estaba en el curso de maestría! Cuando necesitabamos ayuda para un trabajo, tarea, ir a comprar ropa a “chic” o a realizar algún procedimiento… allí estaba ella. Cuando Hellen, Diana y yo llegamos a Shanghai, ella fue la primera en llevarnos a conocer “Chic” (más conocido como 七普路, Qī pǔ lù), un lugar comparable al gran emporio de Gamarra en Lima. Allí se puede comprar de todo, desde accesorios para el cabello, DVDs, carteras… hasta ropa de

Gamarra Lima
Gamarra Lima

todo tipo, maletas, maquillaje, etc. Hay de cosas de todo tipo y de todos los precios y calidades. Aquí quisiera hacer un parentesis para comentar nuestra primera visita a “Chic”. Teniamos quizás un mes en Shanghai, y queriamos empezar a prepararnos para el invierno comprando ropa de abrigo. Fue entonces cuando Carlita Ch (de chapulín..jiji..) nos llevó. Fuimos vestidas con sencillez pues escuchamos que el lugar era un poco movido. Nos sorprendió que en el primer edificio las vendedoras parecían todas unas “barbies”, y lo digo por lo delgadas que eran… casi todas. Además, la diferencia con Gamarra era que no te dejaban probar la ropa que te interesaba, solo podías hacerlo DESPUÉS de haber pagado, y si quería ver cómo se vería puesto… ellas se lo probaban por ti y lo modelaban. Ahora, ¿puede alguien imaginar cómo se siente una chica latina talla M cuando la talla M de una tienda no se amolda a sus caderas o pechos? FRUSTRADA… sencillamente frustada. Luego viene la talla L, pero nada, hay “algo” que impide que quede bien o que entre. Las chicas latinas somos un poco más voluptuosas que las asiáticas, y he aquí el problema para comprar ropa. Si eres talla S o M… puede que la ropa este bien pero tal vez te ajusta el pecho o las caderas, así que necesitas pasar a la siguiente talla por esa incomodidad, y tal vez.. aún tengas que pasar dos tallas más.

Bien, regresando al tema, Carla Ch. fue buena compañera y buena amiga todo el tiempo, nos ayudó y orientó en todo lo que pudo y más. Compartió nuestras aventuras, nuestros juegos y tristezas sin dejar de ser la “estable” del grupo. La asediabamos, la queriamos, la abrazabamos, y hasta le dabamos “stress”, jajaja.. pero ella seguía ahí. En nuestra propia versión de “Bob Esponja” era a veces la señorita Bu o algún personaje bonachón. En la versión de “La Usurpadora” era siempre de los buenos, y en “Rubí” era la vecina amigable… jajaja… También renombrada Doctora Corazón de la radio “Entre Zhongguo y la luna”. Carlita Ch, hasta hoy forma parte de mi vida y quiero que siga siendo así siempre.

Bebe SInclair... es decir, Guilin.
Bebe SInclair… es decir, Guilin.

Ahora es el turno de Diana, en “Bob Esponja” era al principio Patricio y luego hasta ascendió a ser Arenita, jajajaja.. siempre haciendo

deporte, cada vez que venía al “exclusivo 403” decía “¿qué tal chicas?” mientras se retorcía haciendo ejercicio con los brazos, o estirando las piernas, jajaja… o diciendo “murciélagas, ya salgan de su cueva”, jajaja… en nuestra versión de “Rubí” era Elena o Maribel, mientras que en “La Usurpadora” a veces era La abuela Piedad o Paulina Martinez. ¿Cómo describir a Diana? Alegre, risueña, de fuerte caracter y muy decidida, un gran apoyo. Era la musculosa (me ayudaba a poner mi bidón de agua en la máquina, que lindaaaaa), y también la compañera incondicional… la que siempre decía “sí”, “ya, chica…” jijiji… y también era una de mis “maestras comadrejas” (después lo explicaré). Diana sabe escuchar y es una de sus virtudes que más aprecio. De ella admiro también su poder de decisión y perseverancia. Diana Dianita… mi zancudito, jajaja.. nuestra querida “bebé Sinclair” -aunque ella lo negara, Hellen y yo estamos de acuerdo en que tienen los mismos ojos, jajaja… y que al bebe Sinclair solo le falta cabello para ser igual a ella- tan tierna y dulce, nuestra “Miss Guilin” -porque fue la única de nosotras que llegó a Guilin- regia y traviesa, nuestra “Guilinchi linchi” o “Guilin 3 pelos” (sí Diana, reconozco que los apodos que te puse son muy crueles… lo sientooooo.. pero son tan graciosos, jajajaja- y es que muchos apodos demuestran mi clara envidia por sus ojos grandes, los mios son muy pequeños, jiji… Pero ella nunca se molestó, se reía, seguía el juego, el ejemplo de una “persona con correa”. Recuerdo que una vez cuando yo quería ir al Luxun Park a hacer pompas de jabón (sí, sí, ya sé que suena tonto pero así se me antojó) fuimos las tres y grabamos un sketch de “Rubí” y luego le hicimos bailar el baile del “Super Zancudo” (creo que hubiera sido más famoso que el baile del caballo). Diana, la bailarina, la “licuadora humana”… su lema “no he venido por libertinaje… libertinaje…” jajaja. No debo olvidar hacer mención por su reconocida labor como Doctora de nutrición en la radio “Entre Zhongguo y la luna”. Es una muy buena persona, siempre preocupada por su familia, siendo un ejemplo para su hermana, un apoyo para su madre, y una gran amiga para nosotras. Mi querida “Guilin”, siempre tratando de ser mejor y sin perder su humanidad… la quiero mucho, también forma parte de mi vida y quiero que así sea por muchos años más.

Rubi, es decir, Hellen... con su inseparable amigo Neo.
Rubi, es decir, Hellen… con su inseparable amigo Neo, quiero decir, Loreto.

Bien, y ahora le toca el turno a mi querida roommate, Hellen. Conocida como “Calamardo”, “Paola Bracho”, y como “Rubi” (tan bella como perversa… ). Bautizada por mí como “Ailinacha cara de hacha” (soy muy malaaaa.. ¿no?) y hasta le compuse una canción, jiji… también conocida como “Houtian(a)”, jiji… Mi inseparable amiga a la fuerza, jajajaja… en realidad creo que deberían otorgarle la medalla al valor por haberme soportado todo un año, una hazaña así no debería ser pasada por alto. Pero como yo no soporto las injusticias le hize una muy merecida estatua -cuya foto no se publica por ser.. gross.. jiji- que fue hecha no solo por mí sino también por Guilin en una noche que estudiabamos en el “exclusivo 403” y en que nuestro cerebrito nos ordenó “break”. Esa famosa estatua es hasta hoy símbolo de lo que la vagancia puede hacer.

barcos
Recuerdo de nuestro viaje a Nanjing…

Hellen Ailinacha, se levantaba bien tempranito para ganarme el baño (porque yo me demoro un montón para alistarme) y no tener problemas. Mi querida “Gran Maestra Comadreja” -el que haya visto La era de hielo 3 se recordará de Buck, la comadreja que guió a los personajes en su rescate de Sid- pues era mi personal trainer, cruel con las vueltas en el campo de deporte, terrible con los abominables, ups! quize decir abdominales, cuando le dí el titulo de mi gran maestra comadreja sabia, creo que le di poderes… no había excusa que la detuviera de hacerme correr y ejercitarme. Incansable en las escaleras, recuerdo que mis piernitas ya no daban más pero ella seguía diciendo “¡Vamos! no me flojees.. mira que no te doy chocolate mañana…” y cuando corría en el campo con su gorrito de “Felicidad” (del cantante de Gogdwana, jiji…) y volteaba a mirarme yo agitaba más los brazos y ponía la cara más cansada del mundo para que tuviera piedad, pero nadaaaa. Hellen, mi amiga, compañera y casi hermana, me escondía los dulces por mi bien, me torturaba con la “hora loca” (que yo nunca sobrevivía sin ayuda de Diana), me tentaba con la “Burger Cangreburger” (una pequeña tienda de hamburguesas al costado del Binguan) y el Ciao Caffe. Lloramos y reimos juntas… sus consejos también los guardo en mi corazón. Lo que más admiro de ella es lo emprendedora, su confianza en si misma y su fuerza. Pero además de todo eso, es graciosa, muy inteligente y perseverante, paciente y buena amiga. De seña un botón, una ocasión en que nuestra querida Guilinchita tenía un difícil momento, aunque a Hellen le gusta estar siempre bien arreglada, al enterarse no le importó nada, a pesar de que estaba con ropa “antifashion” cogió su abrigo, su carterita de 10 kuais, y me dijo “ya… listo, apúrate que nos vamos a ver a la nena, ahorita mismo tengo que ir”. Una muestra de cariño y camaradería que nunca olvidaré. A pesar de que la muy ingrata no a venido a nuestros “reencuentros” yo la perdono y sigo con la esperanza de que continue en mi vida. A fin de cuentas, yo sé que no puede vivir sin mí, ¿no Ailinita?

En fin, esas son mis 3 grandes amigas, compañeras, casi hermanas, unas magníficas chicas que fueron refugio, apoyo y alegría para mí. ¡Ah! nuestra conocidostad se convirtió en amistad, verdadera amistad que perdurará para siempre, de eso estoy segura.

Advertisements

3 thoughts on “Sobreviviendo en SISU – Shanghai (Parte VIII).

  1. m drol information reviews

    Thanks on your marvelous posting! I really enjoyed reading
    it, you might be a great author.I will always bookmark your blog and definitely will come back someday.
    I want to encourage you continue your great posts, have a nice holiday weekend!

  2. twitter.com

    Thanks for the auspicious writeup. It if truth be told used to be a enjoyment account it.
    Glance complicated to more brought agreeable from you!
    However, how could we keep up a correspondence?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s